Sentencias arbitrales de María de Molina, entre la política y el derecho

  • Laura Carbó Fundación para la Historia de España - Grupo de Investigación y Estudios Medievales (GIEM- UNMdP) - Centro de Estudios e Investigaciones de las Culturas Antigua y Medieval (CEICAM-UNS), Argentina
Palabras clave: Arbitraje, María de Molina, Obispado de Coria, Orden de Alcántara

Resumen

Tenemos noticias de sentencias arbitrales pronunciadas por la reina María de Molina en torno al conflicto que involucró al obispado de Coria con la Orden de Alcántara en los albores del siglo XIV. La presente investigación analiza un dictamen de 1301 incluido por José Luis Martín (dir.) en la publicación de la Documentación medieval de la Iglesia Catedral de Coria (Salamanca, 1989). El primer objetivo es describir la sentencia como documento notarial. Subrayaremos que las Partidas fijan las leyes invocadas en diferentes arbitrajes. Así,  proveen los procedimientos institucionales para los procesos privados. El segundo objetivo es estudiar en detalle la sentencia que estipula los pormenores del acuerdo, con la participación de los propios interesados, representantes del sector nobiliario eclesiástico en colaboración con la burocracia real, en este caso, con el firme liderazgo de la reina arbitradora. Habiendo estudiado procesos arbitrales en los sectores nobiliarios y concejiles, la hipótesis es que el arbitraje se consideraba un método de resolución de disputas expeditivo y eficaz, también, para el sector eclesiástico. Este proceso contaría con el auspicio permanente de la monarquía, con un afán siempre renovado por resolver las controversias que conmocionaban a la sociedad en su conjunto y restaban gobernabilidad en medio de la turbulencia política, institucional y territorial.

Publicado
2019-03-11
Sección
Artículos